Posts Tagged ‘Babel’

image

Por: Fernando Can

Si algo tenemos los jóvenes son muchos proyectos, una gran cantidad de sueños pero casi siempre estos proyectos y sueños van enfocados en nuestro bienestar, en lo que queremos y deseamos, en nuestra propia satisfacción hacemos las cosas por la motivación incorrecta, buscamos sobresalir en algo para ser vistos o para demostrarle a los demás que si podemos.

Cuando emprendas algo mira que tu motivación sea la correcta no buscando tu beneficio sino la voluntad de Dios, buscando agradarle a El en todo lo que hagamos, no está mal querer terminar una carrera, crear una empresa o servir en un ministerio de tu iglesia pero ¿Por qué quieres hacerlo? ¿Qué te motiva a eso?

Génesis 11:4  Y dijeron: Vamos, edifiquémos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fueramos esparcidos sobre la faz de la tierra.

Éste capítulo habla de un grupo de personas que buscaban “un nombre propio”, querian ser reconocidos, pensaban que sus logros eran lo más importante y comenzaron a construir una ciudad y una torre (Babel).

Babel quiere decir confunsión y ese es el resultado que se proyecta en nuestra vida cuando se aparta nuestro corazón de Dios, para buscar nuestro beneficio.

Actualmente no construimos una torre visible pero si somos como esos constructores creyendo que tenemos un mejor proyecto para nuestra vida que el que Dios tiene para nosotros. Quizá lo que te motivaba a servir con el paso del tiempo cambió y ahora en lugar de buscar que Dios sea conocido tu quieres ser conocido, no se trata de nosotros se trata de El y de lo que el quiere hacer en nosotros.

Dejemos a un lado nuestras construcciones y proyectos que no lograran jamás edificar algo bueno, nuestros materiales y recursos no son suficientes necesitamos de Dios para todo.

Abandona tu propia construcción y lo que te motiva a hacerlo y edifica tu vida en Dios.

Que tu motivación siempre sea agradar a Dios y que el sea glorificado a través de tu vida.

Ésta publicación es corta pero creo firmemente en que Dios te habló en estas lineas, así como a mí. No hay nada mejor que hacer Voluntad de Dios ésta siempre será buena agradable y perfecta.

Bendiciones.